Vida de legado

Una vida de testimonio

Lectura

1 Juan 5:10-11 RVR1960: 10 El que cree en el Hijo de Dios, tiene el testimonio en sí mismo; el que no cree a Dios, le ha hecho mentiroso, porque no ha creído en el testimonio que Dios ha dado acerca de su Hijo. 11 Y este es el testimonio: que Dios nos ha dado vida eterna; y esta vida está en su Hijo.

1 Juan 1:2-3 NVI: 2 Esta vida se manifestó. Nosotros la hemos visto y damos testimonio de ella, y les anunciamos a ustedes la vida eterna que estaba con el Padre y que se nos ha manifestado. 3 Les anunciamos lo que hemos visto y oído, para que también ustedes tengan comunión con nosotros. Y nuestra comunión es con el Padre y con su Hijo Jesucristo.

Filipenses 1:27 NTV: 27 Sobre todo, deben vivir como ciudadanos del cielo, comportándose de un modo digno de la Buena Noticia acerca de Cristo. Entonces, sea que vuelva a verlos o solamente tenga noticias de ustedes, sabré que están firmes y unidos en un mismo espíritu y propósito, luchando juntos por la fe, es decir, la Buena Noticia.

2 Timoteo 1:8 RVR1960: Por tanto, no te avergüences de dar testimonio de nuestro Señor, ni de mí, preso suyo, sino participa de las aflicciones por el evangelio según el poder de Dios,

Reflexión

Un testimonio es una prueba que sirve para confirmar la verdad o existencia de una cosa. Es una confesión abierta y pública. Si llevamos esta palabra al contexto bíblico, encontramos que nuestro testimonio es nuestra manera de vivir públicamente. Es la prueba que confirma la verdad o existencia de quienes somos y en lo que creemos. Cuando los apóstoles Juan y Pablo hablaban de testimonio, se referían a dejar que nuestras vidas fueran una confesión abierta y pública que Dios vive dentro de nosotros. Un testimonio no es algo que escondes. Si fueras testigo de una injusticia, y tu palabra puede causar que una vida inocente se salve, ¿mantendrías tu testimonio un secreto? Creo que lo correcto sería hablar y confesar públicamente. Así es nuestro testimonio como hijos de Dios. Nosotros somos testigos de la bondad de Dios. Hemos visto su poder y sus milagros. Si nuestra vida habla de lo que Él ha hecho, muchas personas tendrán el encuentro que necesitan con la misma presencia de Dios.

Nuestro testimonio no es únicamente lo que creemos, es lo que vivimos. Es lo que nuestra vida dice acerca de nosotros. ¿Qué dice tu vida? ¿Lo que publicas en Instagram habla de una vida rendida a Dios, o muestra una falta de su presencia? ¿Tu manera de hablar refleja el carácter de Dios? ¿Tu manera de tratar a otros demuestra que eres una persona creada para ser un hijo de Dios? ¿O simplemente eres como todos los demás? ¿Estás firme en lo que crees o vas con lo que todos dicen? ¡Fuiste creado para vivir una vida de testimonio! No únicamente para decir, “en esto creo” y vivir como si creyeras lo contrario. Fuiste diseñado para vivir como realeza, como un hijo de Dios que vive lo que cree y su vida es una confesión publica y abierta de todo lo que Dios ha hecho en ti y por ti. Somos llamados a tomar posesión de nuestro legado y traer el cielo a la tierra por medio de nuestra manera de vivir. Dios quiere invadir cada aspecto de tu vida. Él quiere que vivas una vida de testimonio.

Declaración

Dios, muéstrame si hay alguna área en mi vida en la cual he tenido miedo de vivir una vida de testimonio. Si hay áreas donde mi vida no ha reflejado quien eres tú y quien me diseñaste para ser, perdóname. Yo quiero vivir una vida que refleja tu carácter y quien eres tú. Deja que mi vida hable de todo lo que has hecho por mí. Deja que cada palabra, interacción y conversación hable y demuestre quien eres tú. ¡Yo quiero vivir una vida de testimonio!

Acción

Escribe cada noche en una libreta cómo has dado testimonio de Cristo en ese día. Puedes anotar acciones prácticas que demostraste buen testimonio y también puedes anotar algunos errores que cometiste, no dando buen testimonio. Utiliza estas anotaciones para mejorar cada día al vivir una vida de testimonio.

Dejar una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *