Vida de legado

Viviendo como hijos de Dios

Como hijos de Dios hemos sido llamados a representar el reino del cielo aquí en la tierra. Hemos recibido un legado que debe ser pasado, usado, y administrado. Si tenemos una herencia tan grande e importante, ¿cómo deben ser nuestras vidas? Creo que hay una idea que una vez que eres hijo de Dios la vida se convierte aburrida y sin gozo ni diversión. Yo creo lo contrario. Creo que una vez que somos parte de la familia de Dios, tenemos acceso a una vida más plena y llena de gozo que nunca antes. Tenemos acceso a Dios, y Dios es todo lo que podamos necesitar en esta vida. Como hijos de Dios debemos demostrar lo que es vivir una vida de legado. ¿Cómo se ve esto?

Una vida de legado recibe su herencia e imita lo que Dios hace. Esto fue lo que Jesús hizo cuando vivió aquí en la tierra:

Respondió entonces Jesús, y les dijo: De cierto, de cierto os digo: No puede el Hijo hacer nada por sí mismo, sino lo que ve hacer al Padre; porque todo lo que el Padre hace, también lo hace el Hijo igualmente.

Juan 5:19

¿Qué es lo que Dios hace? ¿Cómo podemos vivir como Jesús vivió aquí en la tierra? Creo que podemos vivir como Jesús vivió si hacemos esto:

Jesús le dijo: Amarás al Señor tu Dios con todo tu corazón, y con toda tu alma, y con toda tu mente. 38 Este es el primero y grande mandamiento. 39 Y el segundo es semejante: Amarás a tu prójimo como a ti mismo.

Mateo 22:37-39

Ama a Dios. Ama a otros como a ti mismo. Cuando amamos a Dios con todo lo que somos y dejamos que Su presencia llene cada aspecto de nuestras vidas, entonces vamos a poder amarnos a nosotros mismos y también podremos amar a los que nos rodean. Estamos viviendo en un mundo donde el dolor está siendo expuesto y todo está siendo sacudido. Pero nosotros hemos recibido una herencia que puede traer restauración. En un mundo donde el odio es evidente, Dios nos ha dado amor para sanar y restaurar. Podemos vivir como hijos de Dios cuando decidimos amar aun cuando es difícil. Podemos demostrar el reino del cielo cuando tenemos compasión por otros aun cuando no la merecen. Podemos demostrar el reino de Dios por medio de neutra manera de vivir. Cuando honramos a nuestros padres, respetamos a las autoridades, amamos aun cuando es difícil, mostramos generosidad y compasión, entonces representamos el reino de Dios y nos convertimos en personas que viven una vida de legado. Pero no podemos hacer esto si no amamos a Dios primero. La vida que Dios nos llama a vivir solo se puede llevar a cabo si Dios es el centro de ella. Somos llamados a amar así como Dios nos amó. ¿Por qué? Porque Él nos amó primero.

Declaración

Dios, enséñame a amarte. Muéstrame cómo puedo dejar que tu amor y tu presencia llenen cada área de mi vida. Hoy te pido que me muestres cómo puedo amar a otros. Enséñame si hay áreas en mi vida en las cuales no te he amado, y por lo tanto, no he podido amar a otros. Ayúdame a vivir como tu hijo y a representar tu reino aquí en la tierra. Gracias porque me amaste primero. Hoy yo decido amarte a ti y a los que me rodean.

Meta semanal

Haz una lista de algunas cosas que puedes hacer para representar el reino de Dios aquí en la tierra. 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *