Encuentros radicales

La sencillez de la fe

Lectura

Hebreos 11:1 traducción literal de The Passion Translation:

Ahora la fe lleva nuestra esperanza hacia la realidad y se convierte en el fundamento necesario para adquirir las cosas que anhelamos. Es toda la evidencia requerida para comprobar lo que aún no se ve.

Hebreos 11:1 RVR1960:

Es, pues, la fe la certeza de lo que se espera, la convicción de lo que no se ve.

Reflexión

En su libro Your Life Speaks (Tu Vida Habla), Tom Crandall dice: 

“Fe en Jesús es simple. Es confiar que Él es quien dice ser, que tú eres quien Él dice que eres, y que Él va a hacer lo que Él dice que va a hacer. La fe puede ser definida como una sencilla confianza que te lleva a la acción, la cual resulta en el mundo de Dios penetrando en el nuestro. Fe es la moneda del Reino. Deja que Su realidad entre a la nuestra. Cuando esto sucede, la ansiedad es consumida por la paz, el temor es confrontado por valentía, el pecado se ahoga en un mar de gracia, y la enfermedad dobla su rodilla ante el Sanador. Los débiles son fuertes y los ciegos ven. Huérfanos se convierten en hijos e hijas. Somos transformados en personas victoriosas al estar arraigados en el que nunca cambia, siempre es bueno, y pagó el precio con Su propia sangre para cada victoria que necesitaremos.”

¡Wow! Imagínate tener este tipo de fe. Una fe que hace que cada anhelo llegue a ser una realidad. Una fe que hace que milagros sucedan. Una fe que trae el cielo aquí a la tierra el día de hoy. Una fe que puede ver los resultados aún antes de que acontezcan. Creo que todos anhelamos tener una fe como ésta. Y sabes, no es algo imposible de adquirir. La fe es simplemente confiar en Dios. Simplemente se trata de creer y decir sí a lo que Él quiere hacer en ti aquí en la tierra. Abraham es conocido como uno de los heroes de la fe. ¿Por qué? Simplemente porque él dijo sí a Dios cuando lo llamó fuera de su tierra. Noé demostró fe porque él dijo sí y construyó un arca aun antes de que la lluvia cayera del cielo. La fe no se trata de qué tan espiritual eres o cuánta experiencia tienes sanando a enfermos. La fe simplemente es decir sí y confiar que Dios se va a encargar de todo lo demás. No tiene que ser una fe enrome. ¡Jesús dijo que una fe del tamaño de una semilla de mostaza puede hacer que una montaña se mueva! Y todo empieza por decir sí y confiar en que Dios lo va a hacer.

Declaración

Dios, hoy yo decido confiar en ti. Decido creer que cuando Tú me llamas y yo digo sí, todo va a acomodarse y vas a cumplir tus promesas. Creo que Tu Reino puede penetrar la tierra cuando yo confío en Ti. Ven y empieza a mover las montañas. Ven y sana a los enfermos, aviva mi vida, aviva mi iglesia y satura mi casa con Tu presencia. ¡No hay nada mejor que decir sí a lo que Tú tienes para mi vida! Yo decido confiar y creer que Tus planes son de bien y que todo lo que hiciste antes lo puedes volver a hacer. Yo sé que mi Dios puede partir los mares, dar vista a los ciegos, traer provisión sobrenatural y levantar a los muertos. ¡Yo confío que no hay nada imposible para Dios!

Acción

Piensa en algunas áreas en tu vida en las cuales has creído que es imposible que haya una solución. Puede ser en la sanidad de alguien, en la restauración de tu familia, etc. Luego dile a Dios que confías en Él en estas areas. Demuestra tu fe declarando que confías en Dios aun en medio de estas circunstancias.

Dejar una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *