Encuentros radicales

El amor de Dios

Lectura

1 Corintios 13:4-7 NTV:

El amor es paciente y bondadoso. El amor no es celoso ni fanfarrón ni orgulloso 5 ni ofensivo. No exige que las cosas se hagan a su manera. No se irrita ni lleva un registro de las ofensas recibidas. 6 No se alegra de la injusticia sino que se alegra cuando la verdad triunfa. 7 El amor nunca se da por vencido, jamás pierde la fe, siempre tiene esperanzas y se mantiene firme en toda circunstancia.

Reflexión

¿Alguna vez te has preguntado cómo es el amor de Dios hacia ti? Creo que es importante siempre tener en mente cuánto Dios nos ama. Al final de todo, la razón por la cual Dios envió a Su hijo a sufrir aquí en la tierra por medio de la crucifixión fue porque Él te amó tanto que no quiso pensar en estar lejos de ti por siempre. Dios te amó tanto que decidió sufrir una separación de Su propio Hijo a causa del pecado en vez de sufrir la separación de ti por la eternidad. ¡Piensa en esto! Dios permitió que Jesús se convirtiera en pecado en la cruz para que tú fueras santificado. Esto es amor.

El amor de Dios hacia ti es paciente y bondadoso. Él no se cansa de escucharte. Su amor no es un amor orgulloso. Dios no se irrita contigo y no lleva un registro de todas tus fallas. Él borra tus ofensas. Dios no se alegra de la injusticia pero sí se alegra cuando la verdad triunfa. Dios nunca se da por vencido y nunca se dará por vencido contigo. El amor de Dios para ti se mantiene firme en toda circunstancia. Él nunca te va a dejar ni cambiará Su mente acerca de amarte. Aunque el amor no es celoso, Dios tiene celos de ti. Él quiere estar contigo y no quiere compartir tu corazón con lo impuro y lo que te distrae de tener una relación con Él. ¡Dios te ama tanto y Él quiere estar contigo!

Declaración

Dios, yo sé que Tu amor es paciente. Sé que nunca te darás por vencido conmigo. Sé que tu amor es tan grande que no quisiste una eternidad sin mí y por eso enviaste a Tu Hijo a sufrir en mi lugar. ¡Muéstrame tu amor! Ven y llena todo lo que soy con todo lo que eres. Yo recibo tu gran amor. No hay otro lugar donde yo quiera estar. ¡Tu amor es suficiente!

Acción

Toma tiempo el día de hoy para ir a un lugar callado y privado y derramar tu corazón delante de Dios. Cuéntale todo y dile cuánto lo amas. Luego, toma tiempo para escuchar Su voz mientras Él te dice cuánto te ama.

Dejar una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *