Encuentros radicales

Posicionándote con expectación

Lectura

Jeremías 29:13 NVI:

Me buscarán y me encontrarán, cuando me busquen de todo corazón.

Salmos 108:1 RVR1960:

Mi corazón está dispuesto, oh Dios; Cantaré y entonaré salmos; esta es mi gloria.

Reflexión

¿Cómo te posicionas para tener un encuentro radical con la presencia de Dios? ¿Qué puedes hacer para estar en el lugar correcto cuando Él desciende? Creo que es importante notar que si no estamos esperando tener un encuentro con Dios, no lo vamos a tener. No digo que es imposible, porque Dios puede moverse en maneras sobrenaturales y como Él quiera. Pero, ¿qué puedes hacer tú para posicionarte para recibir algo de parte de Dios? Hay muchas cosas que puedes hacer, tanto prácticas como dentro de tu corazón.

  1. Ten un corazón dispuesto que está anhelando la presencia de Dios. Si no lo anhelas, es difícil recibirlo.
  2. Ten una actitud humilde y moldeable.
  3. Pasa tiempo con Dios. Es difícil recibir algo de alguien si nunca pasas tiempo con esa persona.
  4. Adora a Dios con todo tu corazón.
  5. Dale importancia a lo que Dios dice dentro de Su Palabra, la Biblia. Dios se puede revelar a ti diariamente si pasas tiempo escuchando lo que Él quiere decirte dentro de la Biblia.
  6. Habla con Dios. Puedes ser vulnerable con Él. Puedes confiar en Dios y decirle lo que te está entristeciendo o molestando. Le puedes contar tus temores.
  7. Ten la expectativa de recibir algo.
  8. Está presente. Muchas veces puede que estés leyendo la Biblia o incluso intentando orar pero no estás presente. Si quieres posicionarte para tener un encuentro radical con Dios, disfruta de los momentos en los cuales estás con Él.
  9. Dale permiso a Dios de moverse. Muchas veces no recibimos algo de parte de Dios porque nosotros mismos nos resistimos a Su presencia. Dios no es un dictador, Él nos da una voluntad y nosotros decidimos si queremos que Él se mueva dentro de nosotros o no.
  10. Haz una cita con Dios. Dedica tiempo para estar dentro de Su presencia sin interrupciones.

Declaración

Dios, tienes permiso de moverte en mi vida. Yo hoy me posiciono para recibir de ti. Me acerco a Tu presencia y dispongo lo que soy para encontrarme contigo. Te doy mi tiempo, mis sueños y mis deseos. Sé que Tú solo quieres lo mejor para mí. Ven y revélate a mi vida. Todo lo que eres es todo lo que quiero llegar a ser. ¡Gracias porque siempre puedes ser hallado!

Acción

Haz una cita con Dios. Ve a un lugar especial y pasa tiempo con Él. Puedes empacar un tentempié, ir con tu Biblia a un lugar callado o ir a tu cuarto y hablar con Él, etc. Hazlo en un tiempo especial donde posesionas tu corazón para encontrarse con Él.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *