Encuentros radicales

Dios pelea tus batallas

Lectura

2 Crónicas 32:7-8 NVI:

7 “¡Cobren ánimo y ármense de valor! No se asusten ni se acobarden ante el rey de Asiria y su numeroso ejército, porque nosotros contamos con alguien que es más poderoso. 8 Él se apoya en la fuerza humana, mientras que nosotros contamos con el Señor nuestro Dios, quien nos brinda su ayuda y pelea nuestras batallas.” Al oír las palabras de Ezequías, rey de Judá, el pueblo se tranquilizó.

2 Crónicas 32:20-21 NVI:

20 …el rey Ezequías y el profeta Isaías hijo de Amoz clamaron al cielo en oración. 21 Entonces el Señor envió un ángel para que exterminara a todos los soldados y a los jefes y capitanes del campamento del rey de Asiria, y éste tuvo que volver avergonzado a su país. Al entrar en el templo de su dios, sus propios hijos lo asesinaron. 

Reflexión

En esta historia, vemos que el rey de Asiria invadió Judá. El pueblo de Judá estaba temeroso ya que el rey de Asiria había ganado muchas batallas. Pero Ezequías tuvo fe y puso su confianza en Dios, creyendo que Él pelearía esta batalla por ellos.

Cuando el rey de Asiria escuchó lo que Ezequías había dicho, empezó a burlarse del rey y de Dios. Él incluso mandó cartas burlándose de Dios, diciendo que así como todos los otros dioses de otros pueblos habían fallado, así fallaría Dios. Pero Ezequías se mantuvo firme y clamó en oración. Después podemos ver cómo Dios liberó a Judá mandando a un ángel para pelear la batalla.

Muchas veces nosotros tenemos temor de lo que otros pueden decir en nuestra contra e incluso en contra de Dios. ¡Pero Dios pelea tus batallas! No tienes que intentar hacer todo tú. No tienes que intentar pelear con tus propias fuerzas, solo, y dependiendo únicamente de lo que puedes hacer humanamente. Dios quiere pelear por ti. Él quiere pelear a tu lado. No tienes que depender de tus propias fuerzas, puedes depender de Dios. Él es más grande y más fuerte que tú, y Él te puede defender. No tengas miedo de lo que otros pueden decir contra ti. No tengas miedo; Dios va a venir a ayudarte. ¡Él siempre estará contigo! Confía en el Él y no tengas miedo. Dios va a pelear tus batallas.

Declaración

Yo creo que Dios siempre está conmigo. Hoy, yo confieso que Él está de mi lado para pelear mis batallas. Lo que el enemigo dice de mí no me puede lastimar, porque Dios es quien me protege y me da identidad. Dios pelea mis batallas. Yo pongo mi confianza en Él y creo que Él me puede liberar cuando esté rodeado de enemigos.

Acción

Piensa en un área donde has estado batallando (emocional, física, espiritual, etc.). Luego escribe una oración agradeciéndole a Dios por pelear esta batalla por ti.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *