Impacto

Mis habilidades y talentos

Introducción

Todos somos buenos haciendo algo. A lo mejor se te da cocinar, o puede que se te dé el arte, o la música. Todos tenemos habilidades y talentos. ¿Qué es una habilidad? Habilidad es tener la capacidad de hacer algo correctamente y fácilmente. ¿Qué es un talento? Un talento es tener la capacidad intelectual para aprender algo. ¿Te das cuenta de la diferencia? Una habilidad se te da de manera natural, un talento es algo que te es fácil aprender. Así como Dios nos ha dado intereses, Él también nos ha dado habilidades y talentos. Cada uno de nosotros tenemos habilidades distintas, pero todas nuestras habilidades y todos nuestros talentos Dios los puede usar para Su gloria. A veces pensamos que Dios solo nos puede usar si estamos en el ministerio. Pero esa es una idea completamente errónea. ¡Dios puede usar tus habilidades y talentos de una forma sobrenatural donde quiera que estés! Lo único que tienes que hacer es verlo. Tienes que tener visión sobre tus habilidades y tus talentos. Esto puede ayudarte a encontrar el propósito que Dios tiene para tu vida.

Descubriendo tus habilidades y talentos

¿Cómo sabes cuales son tus habilidades y talentos? Creo que la respuesta más obvia es que por naturaleza vas a tener un interés en ellos. Cuando algo te interesa, la mayoría del tiempo es porque tienes la habilidad de hacerlo. Si te gusta pintar, es porque puedes hacerlo. Si te gusta actuar, tejer, cocinar, etc., es porque tienes una inclinación natural hacia eso. Si algo te interesa, es muy probable que tengas la habilidad de hacerlo, o el talento para aprender cómo hacerlo. Otra manera de descubrir tus talentos es simplemente ver lo que puedes hacer bien. Cuando algo se te da, es porque tienes el talento o la habilidad de hacerlo.

Desarrollando tus habilidades y talentos

Es importante que desarrolles tus habilidades y talentos. Así como Pablo le dijo a Timoteo que no dejara apagar el fuego que estaba dentro de él, también nosotros debemos desarrollar nuestros talentos.

1 Timoteo 4:14: No descuides el don que hay en ti, que te fue dado mediante profecía con la imposición de las manos del presbiterio.

Dios nos ha dado nuestros talentos por una razón, nunca debemos menospreciar eso. Si Dios te dio la habilidad de aprender idiomas, desarróllala. Si tienes talento musical, no lo ignores. ¿Por qué? Porque Dios te dio tus habilidades y talentos para descubrir el propósito de tu vida. Sería una pérdida de tiempo desarrollar algo que no se te da. Sigue tus intereses, desarrolla tus habilidades, y no olvides tus talentos. Puede que un día sean la clave para obtener un trabajo, o para ser una influencia muy grande en este mundo. Pero recuerda, mientras hagas esto, no pierdas de vista el propósito principal de tu vida, honrar y amar a Dios.

Usando tus habilidades y talentos

Tus talentos y habilidades son una parte clave de tu vida. Puedes usar tus talentos y habilidades para honrar a Dios aún afuera de la iglesia. ¿Cómo? A veces suena imposible separar “servir a Dios” de “iglesia”. Pero puedes servir y honrar a Dios aún afuera de la iglesia. Puede que nunca llegues a ser un misionero, pero si estás haciendo lo que Dios quiere que hagas con tu vida, entonces vas a estar sirviendo a Dios. Puedes servir a Dios si eres un empresario. Puedes servir a Dios si llegas a ser un político. Pero lo importante es que donde quiera que estés, hagas lo que hagas, honres a Dios y des un testimonio de lo que Él ha hecho en tu vida. Ser un Cristiano no es una palabra ni una religión, ser un Cristiano es una manera de vivir. Donde quiera que vallas debes demostrar esto, se la luz en medio de este mundo. Ten la visión de servir a Dios dondequiera que estés. Ya sea en la escuela, en un trabajo, o en tu casa. Pero hagas lo que hagas, usa los talentos y las habilidades que Dios te ha dado. Porque esto es lo que te va a ayudar a encontrar tu propósito y a causar un impacto.

Conclusión

Dios te dio tus habilidades y talentos. No los desperdicies. No los ignores. Aviva ese fuego que ha sido puesto dentro de ti. Tus habilidades son importantes para Dios. Él no te las dio para que las escondieras. ¡No! Él te hizo de una manera única, de una manera especial, para que usando lo que Él te ha dado le des gloria y honra. Da lo mejor de ti para Dios. Ten la visión de desarrollar y engrandecer lo que Él te ha dado para tener un enorme impacto en esta generación.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *